Cómo capitalizar tu paro: Requisitos, cuantías y consejos

REQUISITOSEmprendedores CE

  • Desempleo (NO ERTE)
  •  3 meses prestación pendiente.
  •  No haber solicitado ningún pago único en los 4 años anteriores.
  •   Actividad:
    • Inicio actividad como Autónomo.
    • Constitución ó Incorporación a cooperativa o sociedad laboral
      como socio trabajador.
  • Iniciar la actividad a plazo máximo 1 mes desde la resolución que concede el derecho, y en todo caso, con fecha posterior a la solicitud.

CUANTÍAS
  Autónomo

  • Cantidad que justifique como inversión necesaria para inicio actividad.
    Límite 60% prestación pendiente.
    100% para hombres hasta 30 años, mujeres hasta 35 y discapacitados.
  • Compatible con pagos cuotas Seguridad Social mensuales,
    si la inversión no cubre la cuantía pendiente.

  Socio trabajador cooperativa o sociedad laboral nueva o ya creada.

  • Cantidad equivalente al desembolso de las acciones o participaciones del capital social de la empresa + cuotas de autónomos
    con el límite de la prestación pendiente.

Como socio trabajador, menor de 30 años, en una entidad mercantil de carácter indefinido de nueva constitución o constituida en un plazo máximo de 12 meses anteriores a la aportación puedes obtener el 100% de la aportación al capital social, siempre que desarrolles una actividad profesional o laboral de carácter indefinido e independientemente del Régimen de la Seguridad Social en el que estés encuadrado, cuando se cumpla lo siguiente:
– Que la actividad se mantenga un mínimo de 18 meses, en el caso de realizar una actividad por cuenta ajena.
– Que no exista vínculo contractual previo con dichas sociedades, ni haya sido trabajador autónomo económicamente dependiente que haya suscrito con un cliente un contrato registrado en el Servicio Público de Empleo Estatal.
Si no hubieras percibido la totalidad de la prestación en un pago único, podrás también solicitar el importe restante para subvencionar tu cotización mensual a la Seguridad Social.
Los menores de 30 años puedan destinar la prestación que se capitaliza a sufragar los gastos de constitución y puesta en funcionamiento de entidades, así como al pago de las tasas y el precio de los servicios específicos de asesoramiento, formación  e información relacionados con la actividad.

  • CONSEJOS A TENER EN CUENTA

•             Iniciar la actividad como autónomo requiere de menos trámites y más simples que los trámites de constituir una sociedad. La vía de autónomo resulta elegible cuando se requiere iniciar la actividad con mucha rapidez. (DIFERENCIA APROX. 3 a +30 días).
•             Crear una empresa (aun en formato SL) implica asumir los gastos de constitución (Ej. Notario, Registro Mercantil) + el desembolso del capital social mínimo – 3.000 Euros frente a coste cero del autónomo (a fecha de esta presentación).
•             La responsabilidad del autónomo es ilimitada con sus bienes personales, en el caso de las sociedades la responsabilidad queda limitada al capital aportado. La sociedad es un vehículo más seguro para la protección del patrimonio familiar y es garantía de la separación entre lo personal y lo empresarial (con salvedades). ¿tienes un trabajo o una empresa?
•             La gestión contable del autónomo se reduce al control de las facturas (entradas/salidas) y a las declaraciones de IVA (trimestral y anual). En el caso de las sociedades se debe llevar una contabilidad estricta con sujeción a las normas contables y la obligación anual de presentar cuentas y libros al Registro Mercantil. (distinguir claramente bienes de la sociedad y sus socios).
La fiscalidad es uno de los aspectos de mayor peso en la decisión, con unas diferencias muy notables entre una figura y la otra. El  empresario autónomo obtiene los beneficios directamente de su actividad empresarial y debe tributar el IRPF (en función de tabla del 24,75% al 52%), en cambio la sociedad tributa a través del Impuesto de Sociedades (tipo general del 30% con posibilidad de aplicar el disminuido 25%).
•             En el caso de la variante societaria existe la posibilidad de mayor desgravación fiscal sobre gastos, así como la posibilidad de establecer un salario que también desgrava como gasto, al autónomo en ocasiones le resulta imposible superar el 50% de desgravación.
El modelo societario genera mayor confianza en proveedores, bancos y terceros relacionados con la sociedad, es una cuestión de imagen que impacta incluso sobre los clientes potenciales.
•             La conocida recomendación de “arranca como autónomo y monta la sociedad cuando la actividad esté dando beneficios” es una verdad relativa y puede generar riesgos.
En principio, no hay ninguna obligación de estar de alta como autónomo durante un determinado tiempo para penalizarte.
 
FUENTE

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies